sábado, 2 de diciembre de 2017

La presentación de un libro: ¿acto de valentía o temeridad?

     Hay un acto que tradicionalmente va unido a la publicación de un libro. Se trata de la "presentación" del mismo. Como el recién nacido que se presenta en sociedad en actos sociales con contenido religioso (el bautizo) o sin él, nuestros "bebés-libros" también pueden ser objeto de este acto social en un procedimiento análogo llamado "Presentación". Pero si éste era un hecho normal y practicado entre la casi totalidad de autores durante el siglo XX, la llegada de internet ha modificado también el procedimiento habitual.

     En la actualidad, son muchos los autores que prescinden de la presentación física del libro para llevarla a cabo de forma virtual en foros, páginas o redes sociales. Esto se debe no sólo al hecho de que son nuevas oportunidades antes inexistentes de dar a conocer una obra sin los límites geográficos o temporales de antaño, sino que, en ocasiones, es la única forma que tiene el autor o editor a mano, al carecer de medios o recurso para llevarla a cabo en un lugar físico.

    Por otro lado, la presentación de un libro puede ser un acto de valentía (o temeridad) por parte del autor. La posibilidad de que vayan "cuatro gatos" existe y por experiencia propia sé que es algo que apena al autor que ha puesto sus esperanza en compartir un rato "real" y no "virtual" con los lectores. Es evidente que, debido a las obligaciones familiares y/o prigesionales, acertar con el día y la hora es complicado, pero a veces es la pereza o la falta de interés la que hace que la sala esté medio vacía. En mi caso, por obligaciones profesionales, no puedo organizar ni acudir a un acto por las mañanas. Mientras que las obligaciones familiares me lo impiden por la tarde/noche o noche. Así que entiendo a la mayoría que no pueden acudir. Pero también empatizo, por razones obvias, con el autor que pone sus esperanzas en ver una sala casi llena y no se cumplen sus expectativas. Sólo he hecho una presentación oficial de uno de mis libros: Instrumentos de ejecución de la pena de muerte y, aunque fueron pocos los asistentes, fue un rato de lo más agradable; no por presunción, sino por ver a conocidos y desconocidos de los que aprendí al poder cruzar unas palabras con ellos. Sí he participado en charlas o entrevistas  de algunas de mis otras obras, pero sólo tengo una presentación oficial en mi humilde currículo y no sé si habrá alguna más (espero que sí).

    En conclusión, desde aquí mi enhorabuena por la valentía del autor que organiza la presentación de su libro. Y en todo caso, es mi obligación recordarle en cuanto al número de asistentes que, a veces, mejor pocos, pero bien avenidos.

Cartel oficial de la presentación de
Instrumentos de ejecución de la pena de muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario