viernes, 23 de marzo de 2018

Texting story . El "nuevo género literario" que arrasa en YouTube y que sirve para aprender inglés

    La tecnología ha propiciado que la forma de comunicarse haya cambiado de manera drástica en determinados ámbitos. A la pantalla del ordenador se ha sumado la de la tablet y el móvil. A su vez, las posibilidades de dar a conocer las distintas obras y creaciones ya no se limitan a las del acceso a una editorial tradicional. De entre las novedades voy a hacer referencia al texting.

    Texting es un término anglosajón que hace referencia al acto de mandar uno o varios mensajes de texto. Los SMS de los primeros teléfonos móviles dieron paso a los programas de mensajería instantánea (de entre los que sobresalió el "MSN Messenger" de Microsoft). Pero la portabilidad y la tecnología se unieron en los smartphones, que unieron ambos conceptos con las aplicaciones de mensajería instantánea, con el predominio actual del WhatsApp.

    El texting ha hecho cierto daño al idioma, ya que la excesiva utilización de abreviaturas ha propiciado un lenguaje a veces críptico, incorrecto gramaticalmente y que da lugar a equívocos en su interpretación. Pero también ha aportado interesantes expresiones propias que han adquirido la suficiente entidad como para consolidarse como nuevas palabras o expresiones. Esto último, sin embargo, se ha producido más en la lengua inglesa que en el español, que ha incorporado algunas expresiones como propias.

    La implantación del texting como una nueva forma de comunicación ha creado un incipiente género literario (si me permiten el atrevimiento de llamarlo así): el Texting Story, también llamado Chat Story. Se trata de reproducir las  conversaciones que tienen dos o más personas por mensajes de textos. En el texting story también puede intervenir un narrador que describe el hecho o aporta datos. Para identificar al  narrador se abre su intervención con un asterisco. Las conversaciones creadas a través de un programa o aplicación (por ejemplo TextingStory) es subida a una plataforma de vídeo (la más conocida es YouTube) en el que los usuarios pueden comentar el vídeo o suscribirse al canal para seguir la historia de los protagonistas.

    Si en un principio el texting era utilizado para contar historias de personas que se encuentran a distancia y se comunican por un smartphone, el género ha evolucionado rápidamente para también representar conversaciones entre personas que están una delante de la otra y se hablan cara a cara entre ellas. De esta manera, su lectura se ha convertido en algo similar a leer una obra de teatro. Además, es frecuente que sean historias inventadas sobre personajes famosos, llamada fanfics.

    Si curioseamos por YouTube vemos numerosas historias de texting. La mayoría de ellas son de una calidad literaria muy baja, con historias sin hilo argumental y con numerosas faltas de ortografía; pero en ocasiones hay obras de calidad literaria que, además, sirven para aprender inglés o el idioma en el que esté escrito. Entre los que he visitado, el de más calidad y que merece la pena seguir es éste:


No hay comentarios:

Publicar un comentario